Publication originale : Proyecto de memoria y educación en el Estadio Naci (...)
El Estadio Nacional de Chile


Les dossiers hypermédias


Les dossiers bilingues

Les encyclopédies AAR


Les portails de connaissance AAR
Amsud : la médiathèque latinoaméricaine
Azéri Buta : Le portail consacré à la Culture Azerbaïdjanaise
Averroès : la médiathèque France-Maghreb
Diversité linguistique et culturelle
Mondialisation et développement durable
Peuples et cultures du monde
Sémiotique, culture, communication



Proyecto de memoria y educación en el Estadio Nacional de Chile: "Museo Abierto, Sitio de Memoria y Homenaje"
- El Estadio Nacional de Chile -

La sección “El Estadio Nacional de Chile” está compuesta de dos partes:

- Breve historia del Estadio Nacional
- El Estadio como campo de prisioneros

Los contenidos de esta sección hacen parte del Expediente de “Solicitud de Declaración de Monumentos Históricos y Zona Típica - Estadio Nacional - Santiago - Chile - Mayo 2003” elaborada por los arquitectos Marcelo RODRÍGUEZ y Claudia WOYWOOD.

BREVE HISTORIA DEL ESTADIO NACIONAL

La concepción del Estadio Nacional se enmarca dentro del Plan Intercomunal para Santiago realizado por el urbanista austriaco Karl Brunner, incorporándose como el principal centro estatal de deportes y recreación. El 25 de Febrero de 1937 se inicia su construcción en un terreno de 58 hectáreas pertenecientes al predio Lo Valdivieso, en el borde sur-oriente de Santiago. En ese terreno, ubicado en la actual Comuna de Ñuñoa, y tras cerca de dos años de trabajos, se dio vida al nuevo recinto deportivo de la capital: el Estadio Nacional. Los arquitectos del proyecto fueron Ricardo Müller, Aníbal Fuentealba y Roberto Cormatches, mientras que la Empresa Constructora fue Salinas y Fabres (Salfa S.A.).

El estadio fue inaugurado el 3 de diciembre de 1938, como el más grande y moderno estadio de Sudamérica”, bajo la segunda presidencia de Arturo Alessandri Palma. Su envergadura llevó a algunos críticos a apodarle “elefante blanco”, dudando que alguna vez pudiera llenarse, lo que se desmintió desde su inauguración. Así, la obra cuestionada inicialmente por su tamaño con el correr de los años fue ganando la simpatía de todos los chilenos. En el principal coliseo deportivo se ha vivido gran parte de la historia deportiva de Chile, con importantes hitos como el tercer lugar alcanzado en el Mundial de Fútbol de 1962, evento que significó importantes reformas al Coliseo Central, entre otros encuentros deportivos de relevancia.

Desde las primeras semanas, el estadio fue utilizado también para eventos y manifestaciones políticas. A pocos días de su inauguración fue sede de un gran acto para recolectar fondos para la causa republicana en España. Después de la segunda guerra mundial sirvió como lugar de acogida para más de 400 hombres, mujeres y niños que huían de la devastada Europa. Otros actos significativos fueron el discurso de “dos horas y media” de Fidel Castro en 1971, la recepción del poeta Pablo Neruda en 1972 luego de recibir el Premio Nóbel y la visita de Juan Pablo II en 1987. Años después, el estadio acogió la celebración de la toma del mando de Patricio Aylwin en 1990, primer presidente democráticamente elegido después del régimen militar.

Tras el regreso a la democracia, el Estadio Nacional se ha constituido como el mayor centro de espectáculos culturales masivos del país.


Foto 1 y 2: Archivos Chiledeportes
Foto 3 y 4 : Copyright Max Montecinos © fotógrafo Chiledeportes

EL ESTADIO COMO CAMPO DE PRISIONEROS


Desde el mismo 11 de septiembre de 1973 el estadio fue utilizado como lugar de detención por los militares que ejecutaron el golpe de Estado que terminó con el gobierno del presidente Salvador Allende. Los sofisticados elementos de tortura y el personal encargado de utilizarlos en los interrogatorios ya estaban instalados para recibir a los primeros prisioneros.

Así, la historia del Estadio Nacional pasa en 1973 por su etapa más dolorosa, ya que tras el Golpe Militar, el mismo recinto donde se vibró y lloró por tantos sucesos deportivos y culturales fue un lugar de detención, tortura y muerte.

Entre el 11 de septiembre y el 7 de noviembre de 1973, el Estadio Nacional fue el campo de prisioneros más grande del país, llegando a tener unos 7.000 detenidos el día 22 de septiembre, según la Cruz Roja Internacional. El lugar quedó bajo el mando del Ejército, y hasta allí fueron trasladados hombres, mujeres y menores de edad, chilenos y extranjeros, provenientes de distintos los lugares de la Región Metropolitana y detenidos en circunstancias muy diversas.

En la actualidad, no existe duda alguna que en este lugar se violaron en forma flagrante y reiterativa los derechos humanos de las miles de personas que pasaron por el recinto durante los dos meses en que funcionó como campo de prisioneros (la cifra exacta se desconoce, pero las estimaciones van desde 7.000 hasta 40.000 prisioneros).

De hecho, en los mismos días en que el estadio era usado como centro de detención, la Cruz Roja Internacional dio cuenta -después de visitas al recinto- de su convicción de que se habían realizado en el lugar varias ejecuciones, así como varios casos en que prisioneros fueron sacados del lugar para darles muerte. También se constató en terreno las precarias condiciones y el horrible trato al que eran sometidos los detenidos, así como los visibles rastros que en ellos dejó la tortura.

Según un informe de Inteligencia de la CIA del 20 de diciembre de 1973 (ver “Terrorismo de Estadio” de Pascale Bonnefoy pág 108), los detenidos extranjeros fueron 552: 124 bolivianos, 75 uruguayos, 72 brasileños, 50 argentinos, 31 colombianos, 25 mexicanos, 25 peruanos, 24 venezolanos, 13 ecuatorianos, 11 estadounidenses, 10 franceses, 10 españoles, y 10 dominicanos y 72 personas de otros 25 países.

De acuerdo al informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación de 1990, el Estadio Nacional fue el campo de prisioneros más importante que instaló el Régimen Militar en los meses que siguieron al Golpe de Estado. El mismo informe establece que 46 personas fueron ejecutadas en el lugar, aunque hay testimonios que indican una cifra mucho mayor, cercana a las 250.

Judicialmente, recién en el año 2000 un juez visitó el estadio por primera vez para investigar las circunstancias que rodearon la muerte de un prisionero: el periodista estadounidense Charles Horman. Esta visita ha sido seguida por numerosas diligencias en el lugar, como parte de diversos procesos judiciales relacionados con violaciones a los derechos humanos. En la actualidad, cerca de 200 de esas causas continúan abiertas en los Tribunales de Justicia chilenos, así como en al menos otros 8 países.

 

Contenidos elaborados por Marcelo RODRÍGUEZ y Claudia WOYWOOD.






Dernière mise à jour le 29/06/2016
All rights reserved © ESCoM 2009
Site déposé sur CopyrightFrance.com

Aide - Plan du site - Nous contacter - Mentions légales -
http://www.archivesaudiovisuelles.fr